Si tu objetivo es vender un coche usado, debes saber que el coste de éste nunca será igual que cuando salió del concesionario. Para que te hagas una idea, el coste de un vehículo se deprecia en un 18% apenas se matricula y la depreciación continúa a un ritmo de un 10% anual durante los primeros seis años. Después de esto, el precio comienza a disminuir al ritmo de un 5% anual. Esto sin tener en cuenta otros factores que influyen en la tasación del vehículo. Antes de poner el anuncio de venta, es imprescindible conocer cuál es el valor real y cómo tasar un coche para poder ofrecer un precio justo y competitivo.

Tipos de valoración de coches usados

La valoración venal del coche no es otra cosa que el precio que estaría dispuesto a pagar un comprador profesional de coches, es decir, el precio máximo que podría alcanzar en el mercado ese coche específico. Este dato depende de la antigüedad, estado de conservación y de las leyes del mercado. Para calcular este valor se utiliza unas tablas de tasación para coches usados hechas por la GANVAM (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor). A su vez, la GANVAM utiliza las valoraciones de EUROTAX. Esta valoración no incluye algunos detalles como acabados, extras, kilometraje, entre otros.

La Valoración de Mercado o de reposición es el precio que tendría tu coche si lo comprases en este momento particular en el mercado de segunda mano. Este precio se puede obtener comparando los precios que se ofertan en páginas webs y otros anuncios, aunque esto puede ofrecer un costo que no puede ajustarse al valor real del vehículo; pues podría responder a lo que el vendedor desea obtener y no precisamente a lo que podría costar en realidad. Esto podría crear unas expectativas de ingreso falsas o imprecisas.

La valoración de Hacienda estipula el precio mínimo al que debería venderse un vehículo para poder garantizar el pago fijo del impuesto de transmisiones patrimoniales o ITP, que debe ser cancelado cada vez que se compra o vende un coche de segunda mano. El ITP corresponde al 4% del valor del vehículo, calculado haciendo uso de la tabla de tasación para coches usados de Hacienda, que cambia cada año. Puedes ver la tabla de tasación del año 2017 haciendo clic aquí y se debe utilizar en conjunto con la tabla de depreciación con el tiempo. Es importante destacar que este precio no incluye extras, tampoco otros aspectos como el estado del coche.

 

Formas de tasación de vehículos

Tasación presencial: es la forma de valoración de vehículos tradicional, en la que debes contratar los servicios de un tasador profesional o perito, quien analizará el estado del coche, su antigüedad, condición, kilometraje, si ha tenido algún accidente o reparación mayor, entre otras características y te ofrecerá un valor ajustado a esos aspectos. Normalmente estos profesionales se basan en los costos del coche en las tablas para tasar coches ofrecidas por la Eurotax y GANVAM, así como en los costos del mercado, haciendo los ajustes que correspondan según los extras y características particulares del coche.

Tasación online: esta es una de las más populares, pues sólo requiere rellenar el formulario de los distintos sitios webs, con las características del vehículo (kilometraje, año, extras, condiciones, entre otras). Dependiendo del portal web, se suele tomar en cuenta distintas tablas de tasación oficial de vehículos y el valor del mercado. Sin embargo, es bueno comparar los precios ofrecidos por distintos sitios web.

 

¿Y cuál es el valor de mi coche?resolvemos tus dudas en el empeño de coches. Creditopormicoche.com

El valor real de tu coche debería ser un promedio entre el valor venal, el valor de hacienda y el valor de mercado del vehículo, siempre afinando la tasación con los detalles extra y el estado general estético y mecánico. Que no te sorprenda que el precio que ofrezca un concesionario o casa de empeño no sea igual al valor de mercado, sino que estará un poco debajo de éste. Esto es porque este tipo de compradores deben tener en cuenta la depreciación, la demanda del modelo en particular y la ganancia que podría obtener al revenderlo. Recuerda, el valor de un coche dependerá de quien lo calcule y de las condiciones específicas que tenga en el momento de la revisión.